In blog

Un equipo capaz de cuidar el estado de ánimo de cada miembro es imparable.

En todos los aspectos de la vida, cuando nos asociamos para alcanzar un objetivo, comienzan a estar en contacto las emociones, las percepciones y las necesidades de las personas involucradas en el grupo.

En una organización que tiene objetivos claros a alcanzar, obstáculos que dificultan los procesos y una presión por lograr un resultado en un tiempo determinado, comienza una dinámica compleja de relaciones humanas y de personalidades y emociones de cada uno de los participantes.

En ocasiones creemos que los grupos no avanzan debido a que alguien “está demasiado ocupado”, a que “hay fallas en el proceso” o a que “hacen falta recursos”. Aunque estas cosas pueden ser reales, casi siempre detrás de estas objeciones y aparentes cuellos de botella existen frustraciones y emociones de las personas.

Cuando sientas que un miembro de tu equipo o un colega está siendo improductivo, aborda la situación de una forma distinta a la que estamos acostumbrados:

  1. Elimina el juicio. Cuando lo observas desde tu perspectiva y lo calificas como alguien incapaz o con problemas de actitud, has perdido tu capacidad de empatizar con él y de realmente ayudarlo a resolver el problema.
  2. Escucha. Siéntate con la persona y permítele liberar todas las presiones que tiene, las frustraciones que le impiden ser quien quiere ser y alcanzar sus objetivos. Importante: cuando hagas esto no te apresures a responder con la “solución”. Recuerda que la otra persona ha estado inmersa en el problema por días, semanas o meses y lo último que quiere es que alguien le diga: “Es fácil, se resuelve así. Ni siquiera entiendo por qué estás preocupado”. En ese momento la otra persona quiere sentirse escuchada.
  3. Pregunta. Haz preguntas a la otra persona que la guíen hacia enfocar el problema desde otra perspectiva y a llegar a una solución por sus propios medios. Cuando él da la solución, se compromete mucho más con ella, que cuando alguien más se lo impone.

Un equipo de trabajo, una familia y una pareja con la capacidad de decir lo que sea que sienten, sin sentirse juzgados, es imparable.

Carlos Agami

CEO Shopology

Recent Posts
mejora tu capacitación